lunes, 28 de noviembre de 2011

EDUCACIÓN VIAL A TRAVÉS DE LA POESIA Y LAS ADIVINANZAS

Otra forma de enseñar educación vial es a través  de un gran recurso educativo  como  son la poesia y las adivinanzas. La poetisa Gloria Fuertes escribió "El niño peatón", un poema divertido que podemos enseñar a los niños para que aprendan como comportarse con el tráfico. Con este poema se ayuda a que los niños tomen conciencia de la importancia de obedecer las normas de circulación para asi evitar los accidentes.
 
El niño peatón


No crucéis atolondrados
mirad bien a los dos lados.
Si se escapa la pelota,
párate en seco ¡no cruces¡ 
te puedes caer de bruces,
y en la selva del asfalto
los tigres son autobuses
y los leones son los autos.
No quiero meteros miedo
porque yo os quiero valientes
-valientes e inteligentes-
sólo quiero recordaros
que los coches tienen dientes
mirad bien a los dos lados
evitad los accidentes.
No debéis ir por la calle
(por la calzada, se entiende)
ni en patín ni en bicicleta
(lo pide vuestro poeta)
monopatín, bicicleta
-esto si que es peligroso-
espero que no hagáis el oso
imitando a los mayores.   
¡Demostrad que sois mejores!

                                           El niño peatón
                                          (Gloria Fuentes)








Hay también otras poesias :


Los semáforos


Nosotros, los semáforos,
estamos para enseñaros.
Para deciros con los colores,
que debéis tener cuidado.
Cuando el muñeco esté rojo,
tú nunca podrás pasar
pero, sí se pone verde
entonces sí cruzarás.
                                                            Hazme caso, niño bueno,
mira fijo mi señal
si voy vestido de verde
                                                             te invito siempre a cruzar.


Otro poema también relacionado con la educación vial es el del escritor portuense Rafael Alberti que escribió un poema en el que explica sus experiencias tras sufrir un accidente de tráfico el 18 de Julio de 1987. Titulado "Accidente, Poemas del Hospital "  fué escrito por él durante su estancia en el hospital y relata sus experiencias, cuenta lo que se siente en esos momentos que se le hicieron eternos. Este poema es una forma de enseñar a los adolescentes la necesidad de respectar las señales de tráfico y sobre todo la seguridad vial y las consecuencias que conlleva el no respetarlas.
Accidente, Poemas del Hospital

Y al fin, el accidente inesperado,
El golpe oscuro de la desventura,
El ciego encontronazo, la segura,
Clara certeza de que te han matado.

El tiempo recorrido, el resbalado
De la vida entramada a la locura,
La noche abierta, el cielo sin mesura,
Con la certeza de que te han matado.

Venir del aire, el mar, de los jardines,
De atravesar dichoso los confines,
Y siempre en vilo al alba confiado.

Verterse en tierra, ya vencido el viento,
Entrando al cotidiano pavimento
Con la certeza de que te han matado

                        Accidente, Poemas del Hospital
                                               (Rafael Alberti)

Adivinanzas para aprender educación vial:


Zapatos de goma,
ojos de cristal,
con una manguera
lo alimentarás,
dentro del garaje
lo sueles guardar.
                                                                                                     (El coche)


Alta y delgada,                                                                                  
cabeza brillante,
ilumina de noche
a los caminantes.
                            
                               (La farola)
                                                                                            Con sólo tres colores 
                                                                                        ordeno a cada uno.
                                                                                            Si todos me respetan
                                                                                                      no habrá accidente alguno.
                                                                  
                                                                                                                                           (El semáforo)

Por el día y por la noche
me lo pongo en el coche,
y en caso de frenazo
no me doy un porrazo.
                                        (El cinturón de seguridad)

1 comentario: